User-agent: Mediapartners-Google* Disallow:
Google
 
Web camionews.blogspot.com
infobus.blogspot.com latinacamionews.blogspot.com
Notas e Informes para el Autotransporte: La visión "verde" de FORD

11/30/2004

La visión "verde" de FORD

La firma quiere permanecer competitiva para el mercado que asoma: motores híbridos.

DEARBORN, Detroit, USA, 31/10/04Ford Motor Co., empujada para pulir su óvalo azul con cantidades mayores de verdes, está lanzando el primer híbrido SUV de la nación, y plantando gramilla en la azotea de una planta de ensamblado.

Y esto no es algo que Ud. debería saber, porque el fabricante de autos no está hablando mucho sobre su estrategia a la cual el Presidente del Grupo, Bill Ford Jr., llama, "El desafío más grande que nunca tuvimos.”

Eso está allí.

Pero Ford todavía está pagando el precio con muchos ecologistas por haber fallado en resolver metas de economía del combustible. Y ya se terminaron los días embriagadores, antes que el Ford terminara para arriba en una zanja financiera.

No obstante, la estrategia ambiental de Ford se está uniendo en lo que podría convertirse en una declaración fuerte sobre la capacidad de "Detroit", o por lo menos uno de sus tres grandes jugadores, de convertirse en un competidor legítimo, en la carrera con Toyota y Honda, para la dirección global en alternativas tecnológicas.

Ford está empujando duro a levantar dramáticamente su producción del Escape Hybrid SUV, 1.400 de los cuales ya se han vendido a los clientes. De la producción de este año, 2005, ya se vendieron 4.000 vehículos más, y los distribuidores tienen en espera 20.000 clientes para los SUV.

Con tal demanda, los ingenieros desean triplicar la producción anual a 60.000 unidades. Algo que Ford quisiera anunciar en el “Detroit Auto Show” de Enero, pero no lo harán si no están seguros de poder entregarlos. Ford empujaría la producción más arriba si pudiera, pero no puede, sobre todo por la inhabilidad de los autopartistas en satisfacer la demanda creciente para los componentes especializados.

En segundo lugar, la estrategia híbrida de Ford no se limita solo al Escape, tambien se vienen su primo en la marca, Mercury, y el mediano Ford Fusion. Con Toyota dispuesta a lanzar un Lexus RX 400h híbrido y el Highlander. Y Honda presentando un Accord híbrido, Ford está examinando seriamente la posibilidad de responder con versiones híbridas de sus nuevos sedan Five Hundred y el familiar, wagon, Freestyle.

Eso significa que Ford, ampliamente denunciada por colocar en el mercado una flota de vehículos a los cuales algunos activistas ambientales llaman: "la peor” economía de combustible del mercado de EU de NA, podría potencialmente construir por lo menos 200.000 vehículos híbridos en el plazo de cuatro años.

Tercero, Ford está desarrollando una estrategia a largo plazo para cortar dramáticamente emisiones de sus coches y carros, un movimiento diseñado para hacer una ventaja competitiva de una carga reguladora.

De cualquier forma aunque esos objetivos parecieran, por ahora, inverosímiles, Ford los anunciaría públicamente cuando por lo menos la mitad esté confirmada.

Cuarto, Ford está utilizando sus programas de vehículos híbridos como puente tecnológico a los vehículos de hidrógeno.

El primer paso es: motores de combustión interna accionados con hidrógeno, tales como los autobuses shuttle (lleva y trae), que Ford hará funcionar en los aeropuertos. El segundo paso serían vehículos a célula del hidrógeno, como combustible, considerados hoy están lejos, a por lo menos 15 años.

Sosteniendo una estrategia sin reservas, Ford asume que: Los precios de la gasolina se mantendrán comparativamente altos por un cierto tiempo, eso hará que más consumidores busquen vehículos de la alternativa tecnológica; y aquellas compañías que los ofrezcan tendrán una ventaja competitiva, y de pública percepción, sobre las que no lo hagan. Además el proceso de desarrollar tales vehículos construirá un cuadro de habilidad institucional que Ford puede utilizar para moldear su futuro.

Lo más importante a aceptar, llámela un imperativo estratégico incluso, es que Ford no puede perseguir una estrategia ambiental de mediano y largo plazo, y conformar a los mendigos del requisito a corto plazo, para ofrecer a los clientes de hoy: coches, carros, y SUVs competitivos.

"Es un problema de las finanzas y del directorio ejecutivo," dijo al Green Car Journal, diario ecologista, Carl Pope, director ejecutivo del Sierra Club. Los fabricantes de Detroit, "no piensan que pueden ganar una carrera verdadera con los japoneses, y no nos guardamos de decirles ahora, 'no hay otra carrera en el largo plazo'. Si no hacen coches de calidad, no van a estar en negocio. No tienen ninguna otra opción."

Él tiene absolutamente razón.

Ford y otros fabricantes tienen que producir los vehículos de hoy: coches, trucks y SUV, y desarrollar los del mañana: híbridos y a hidrógeno, si esperan prosperar bien en este siglo.

Es asi de simple.

¿Por qué? Porque la demanda de la sociedad moderna para el transporte personal, es probable, dure más tiempo que las fuentes de petróleo en el mundo. Y porque el éxito financiero de los coches y trucks financia el desarrollo de las tecnologías de próxima generación, las cuales permitirían a Ford estar preparada para otro siglo más.

"Si pienso en el largo plazo, éste es el desafío más grande que tenemos antes de nosotros," dijo Bill Ford la semana pasada. "Y vamos a conseguir estar en ella." La compañía que él dirige ya está, pero no hay ninguna garantía de que todo esto vendrá junto, tal como Ford lo prevé hoy.

La probabilidad: Algo puede no suceder, o ser revisado substancialmente, y estas son algunas razones, importantes, por las que Ford pasa más tiempo ejecutando específicos pedazos de su estrategia, y menos tiempo hablando de ella.

Las visiones magníficas son inútiles sin los resultados que las validen, a ellas o a los medios de conseguirlas.

Hace cuatro años, Ford prometió mejorar la eficacia en el uso del combustible de su SUVs, un 25 por ciento antes de 2005, pero tuvo que dejarlas de lado cuando una implosión financiera, y las limitaciones de ingeniería, hicieron la meta inalcanzable. Diecocho meses después Ford ha mejorado la eficacia de combustible de sus SUVs solo un 7 por ciento.

Aquellas fueron sobrepromesas y subcumplimientos escritos en grande.

Ford, la compañía, y Bill Ford, el CEO, parecen haber aprendido esas y otras lecciones que siguen, en el mundo oscuro de satisfacer las listas de los deseos ambientalistas.

Primero: No prometa lo que usted no puede entregar, porque el precio de la falta pública es escarpado cuando su CEO es un ecologista llamado Ford. Cruzar los sitios de la Rainforest Action Network -Red de Acción Rainforest-, o de la Red Bluewater -Bluewater Network-, o de la Vida Verde, -Green Life-, es leer denuncias rituales contra Ford, su líder y su tecnología.

En segundo lugar: La oferta a los clientes de vehículos ambientalmente amistosos es una necesidad competitiva, no un lujo corporativo. Atestigua esto, el clamor inequívoco del mercado para los híbridos de Toyota, de Honda y ahora del Ford Escape.

Tercero: Las oportunidades perdidas por no devenir un jugador agresivo en vehículos de combustible alternativo crecen en un cierto plazo. Como el líder extensamente reconocido, Toyota cosecha ventajas con los ecologistas, los reguladores y los fabricantes de política, quienes pueden incluso cuidar que, por ejemplo, muchos coches y trucks de Ford sean más limpios y entreguen mejor economía de combustible comparados con los productos de Toyota.

Esencialmente, las percepciones conducen realidad.

Cuarto: El tirón emocional de "hacer algo correcto para el ambiente", o del tener la nueva tecnología automotora más fresca, o el corte justo para la cuenta mensual del combustible, pueden ser suficientes para persuadir a los clientes a pagar el precio de un motor híbrido. En algunos casos, eso puede llegar a $3.000 o más, pero balancea contra los ahorros en cuentas del combustible.

Quinto: La manera más elegante de introducir a los consumidores americanos a los impulsores de tecnologías alternativas es con los vehículos más tradicionales. Honda fue el primero con su híbrido Insight, y Toyota lo siguió con híbrido Prius, pero ellos y Ford están moviendo híbridos en sus flotas existentes con la esperanza de ensanchar su atractivo.

"Muy bonito, todos tienen grandes coches y trucks," dice Bill Ford, "pero el uso de la tecnología limpia, sin ninguna otra compensación al cliente, nos diferenciará a nosotros como compañía."


0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home