User-agent: Mediapartners-Google* Disallow:
Google
 
Web camionews.blogspot.com
infobus.blogspot.com latinacamionews.blogspot.com
Notas e Informes para el Autotransporte: GM cambios internos impensables, hasta hace poco tiempo

11/30/2004

GM cambios internos impensables, hasta hace poco tiempo

17/10/04 - General Motors Corp muestra coraje de cara a la depresión del tercer trimestre, y la promesa de más de lo mismo hace crecer su determinación para cambiar la forma de hacer sus negocios, o arriesga su supervivencia a largo plazo, aferrándose a un modelo obsoleto de hacer negocios impropio para el mercado global hiperactivo e hipercompetitivo del siglo XXI.

De todos modos GM no está ahora en peligro de quedar afuera del negocio.

Sus coches y trucks generan efectivo, y está incrementando sus marcas caras, por su estilo, calidad, y confiabilidad. Las plantas de GM son líderes de la productividad. La compañía del crédito de GMAC es sólidamente provechosa. El renacimiento de Cadillac es verdadero. Y las apuestas de GM en los mercados en desarrollo están pagando, tanto en China, en Brasil, como en Europa del Este.

Pero la suba constante en los costos de los cuidados médicos para empleados y jubilados de GM de EU de NA, esperada sumar este año por lo menos, U$S 5,1 mil millones, arriesga hundir las mejoras de GM en: el desarrollo de productos, la eficacia de las plantas, y los ahorros en los costos de los materiales. En conjunto, la obligación de GM para con sus jubilados está en U$S 67 mil millones. Es difícil exagerar el peso de esta carga, aún para el fabricante de autos más grande del mundo.

Morgan Stanley estima los costos de esos beneficios y del cuidado médico de los jubilados de GM en U$S 1.824 por vehículo, comparado a U$S 1.460 para Ford. Motor Co., U$S 985 para Chrysler, y apenas U$S 186 de Toyota Motor. Co

El presidente Rick Wagoner señaló claramente que para GM los movimientos resistentes están viniendo desde los Estados Unidos, y apenas de Europa, donde GM planea eliminar otros 12.000 trabajos.

"Tenemos que movernos más rápido en dirección de algunos desafíos resistentes a los costos, como el cuidado médico en los Estados Unidos," dijo. "No pienso que podamos aceptar que el problema del cuidado médico será solucionado gradualmente durante las dos próximas décadas. No tenemos dos décadas de plazo."

Detrás de la escena la gente, en general, se está ciñendo a algunas reducciones.

Es probable incluir por lo menos: Tres cierres de plantas, dos de los cuales fueron negociados el año pasado con los trabajadores sindicalizados; indeterminadas reducciones aún, en la fuerza de trabajo remunerada de 38,000 personas del fabricante; y mayor consolidación en las funciones globales de GM.

GM dijo el viernes que planea cerrar: Su planta de hierro maleable de Saginaw, que emplea a 350 trabajadores. La ensambladora de Baltimore, hogar de las furgonetas full-size GM. Y se espera que la planta en Linden, New Jersey, sea "parada", un término que permite a un fabricante de Detroit cerrar una planta durante el contrato nacional actual, sin violación de la cláusula de "no cerrar-no vender".

Acciones adicionales con las plantas, más allá de las reducciones de producción anunciadas previamente para el cuarto trimestre, no son probables en el corto plazo. Un rumor interno: Acercar al sindicato UAW un contrato de apenas un año, en vez de cuatro años, y pedirles renegociar algunas previsiones que cubren el cuidado médico. Pero esta petición no sería nada parecida a una similar de 1991, en la cual una tambaleante GM, que entonces se deslizaba a una recesión de tiempos de guerra, pidió ayuda al presidente del UAW, Owen Bieber, para facilitar (volver atrás con) algunas de las ricas previsiones negociadas el año anterior.

Ese es el porqué está creciendo dentro de GM el sentimiento que la compañía primero reducirá su fuerza de trabajo y, quizás, consolidar operaciones con instalaciones de bajo costo fuera de los Estados Unidos, como una forma de reducir costos.

Otras opciones probablemente sean exploradas: Como la venta de activos, tales como la División Electro Motora de GM; con vistas a mejorar la fabricación y la eficacia del desarrollo de productos; y operaciones técnicas de bajo costo seleccionadas, en: Asia y, quizás, Europa del Este.

Pero solamente los ceses de plantas, no cerrarán el boquete financiero provocado por el cuidado de la salud y tampoco facilitarán la carga. Como tampoco los millares de cortes de trabajos de asalariados, ni las negociaciones sobre las concesiones del cuidado de la salud con el UAW, o continuar optimizando las operaciones globales de GM, o aún eliminar las primas ejecutivas de ahora hasta el fin de los tiempos.

La suba desenfrenada de los costos del cuidado de la salud de GM podrían erosionar la fuerza financiera del grupo, aún más, minar los gastos de desarrollo de los coches y las trucks nuevas. Y... un fabricante de autos que corta el gasto en los productos nuevos –lo cual GM hasta ahora evitó- es un fabricante condenado.

No hay una respuesta simple a la carga más pesada de GM y de sus rivales del otro lado de la ciudad, más que para sus competidores del exterior.

Los ricos contratos de la unión sindical, son un punto, pero no son lo único. Culpar al sindicato, no ayuda a solucionar el problema cuando sus miembros son necesarios para construir coches de calidad mundial.

Sí, los tiempos están cambiando. Cuando se le pide a los líderes del UAW entreguen algunas de las ventajas, conseguidas después de duros combates, a cambio de la viabilidad corporativa. De hecho, si las cosas se deterioran tan gravemente para GM, Ford, y Chrysler, como ellas tienen las mayores fàbricas de acero y aerolíneas, ambas partas no tendrían opciòn.

Pero ese es el momento que los fabricantes de Detroit desean desesperadamente evitar, y todavía no ha llegado.

Esa es la razón por la cual el Presidente del UAW Ron Gettelfinger está públicamente solicitando cierta forma de cuidado médico nacional. Tal sistema, a la cual se ha opuesto claramente la administración Bush, estaría direccionando el gran desafìo de cara a GM, Ford, y Chrysler.

Ése es también porqué Wagoner, a pesar de las objeciones de los Republicanos en el Congreso, está continuando una larga advertencia ofensiva retórica de los peligros de los costos fugitivos del cuidado de la salud. Porque ellos amenazan a los fabricantes norteamericanos, que emplean a trabajadores norteamericanos, en ciudades norteamericanas.

GM no puede permitirse esperar una cierta clase de solución nacional que pueda estar lejos por años, si se materializara. El negocio de los autos no lo permitirá.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home